Libros de la Biblia

Libros de la Biblia

Libros de la Biblia

A todos aquellos que hayan concluído con éxito los Cursos Bíblicos Conociendo a Jesucrsito del evangelio de Juan (Las cuatro lecciones de Conociendo a Jesucristo) y que deseen seguir escudriñando en los maravillosos tesoros que la Palabra de Dios contiene; y con el fin de ayudarles en ello, les ofrecemos la oportunidad de poder hacer este nuevo Curso de Introducción a los 66 Libros de la Biblia, que confiamos os va a ser de bendición.

Muchas gracias por seguir con nosotros y con nuestros Cursos Bíblicos Conociendo a Jesucristo.

Los libros de la Biblia

Es importante para un buen conocimiento de la Biblia conocer, aunque sea de manera breve, la composición interior de ésta, así como el contenido esencial de cada uno de los libros que la forman. Éste es el motivo de esta segunda parte de estudio de Cursos Bíblicos Conociendo a Jesucristo que, aunque sencillo, no es por ello menos interesante y provechoso.

Comenzaremos diciendo que la palabra Biblia significa «libros». Se divide en dos partes llamadas Pactos o Testamentos. El primero de ellos abarca un período que va desde la creación del hombre (Génesis) hasta el profeta Malaquías, consta de 39 libros, llamado el Antiguo Testamento. La segunda parte va desde el evangelio de Mateo hasta el libro de Apocalipsis con un total de 27 libros y se conoce como Nuevo Testamento. Así que la Biblia es un libro formado a su vez por muchos libros (66) y un total de 40 autores que la escribieron a través de un período aproximado de mil quinientos años desde el primero de ellos, Moisés, al último, Juan. Estos 66 libros forman lo que se conoce como el Canon de Las Sagradas Escrituras, dividido en dos partes llamadas el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Toda la Escritura es inspirada por Dios, es decir que aunque los hombres que la escribieron, eran eso mismo, hombres, el poder que les impulsaba a hacerlo y les guiaba a ello era el mismo Dios a través de la persona del Espíritu Santo -2 Pedro 1:21: “Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo impulsados por el Espíritu Santo”. -2 Timoteo 3:16: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, útil para enseñar, para redargüir, para instruir en justicia”. Observad que los hombres (y no hombres cualquiera, sino santos) fueron impulsados, empujados, animados por el Espíritu de Dios y es la misma Escritura quien es inspirada en sí misma por Dios.

Así que la Biblia es de inspiración verbal y plenaria (toda ella, los 66 libros) ha sido inspirada divinamente, es decir, todo lo que en ella aparece tiene el “sello” de autenticidad de Dios.

Con gratitud a nuestro hermano Myer Pearlman y a su obra, usada como excelente herramienta para la elaboración de este curso.

Antigüo y Nuevo Testamento