Los libros históricos cuentan la historia de la humanidad y el pueblo de los judíos desde la muerte de Moisés hasta la rebelión macabea contra el helenismo. En líneas generales, podemos decir que abarcan el período comprendido entre 1240 a. C. y 173 a. C.  (unos 11 siglos). Desde la conquista de la Tierra Prometida por los hebreos hasta la lucha contra los griegos, grandes conflictos históricos llegaron y pasaron, y se narran en uno u otro de estos libros: la guerra contra Asiria, la invasión de los babilonios de Nabucodonosor II, la ascensión de los jueces como Rut y Sansón y el período monárquico representado tanto por el rey Saúl como por sus sucesores David y Salomón. La transición de ser un pueblo henoteísta, con diferentes costumbres según las tribus, a pasar a ser un pueblo monoteísta.

Josué

Autor: Josué. Se cree que Josué escribió todo el libro a excepción de los últimos cinco versículos. Lo hizo durante el período en que vivió Rahab (6:25).
Época: Desde la muerte de Moisés hasta la muerte de Josué, abarcando un período de aproximadamente 25 años, desde 1451 a 1427 a. C.
Tema: Israel ya está preparado para tomar posesión de Canaán y cumplir la misión para la cual Dios lo llamó: dar a conocer el Nombre de Dios a toda la tierra, ademásde ser guardador de su Palabra. En los libros históricos veremos si Israel cumplió
o no con su misión. Josué es un libro de victorias y posesión de la tierra prometida.
Primero presenta el cuadro de un pueblo rebelde, para ser transformado en un ejército perfectamente disciplinado de guerreros, subyugando a naciones que les eran superiores en número y poder. El secreto de su éxito no es difícil de imaginar: “el Señor peleó por ellos”. Tomando la fidelidad de Dios como tema principal podríamos resumir el libro de esta manera: “No faltó palabra de todas las buenas promesas que Dios había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió” (21:45).

Jueces

Autor: Según la tradición judía su autor fue Samuel.
Época: Abarca el período entre la muerte de Josué y el ministerio de Samuel.
Tema: Josué es el libro de victorias, Jueces el libro de fracasos. Los versículos del capítulo 2:7-9 dan un resumen de la historia del libro.
Después de la muerte de Josué, la nueva generación de israelitas hizo alianza con aquellas naciones que la generación anterior había dejado en la tierra, con el terrible resultado del retorno a la idolatría e inmoralidad. Esto les acarreó el juicio de Dios en forma de servidumbre a aquellas naciones que deberían haber subyugado. Cuando ellos clamaban a Dios, Éste les levantaba un libertador (juez). Mientras este juez vivía, permanecían fieles a Él, pero tras su muerte volvían a recaer en sus antiguos pecados.
En los últimos capítulos del libro el escritor presenta una descripción detallada de esos tiempos de apostasía y anarquía, reflejada en la frase que más se repite en el libro: “en esos días no había rey en Israel y cada uno hacía lo que bien le parecía”. La historia del libro puede resumirse en cuatro palabras: pecado, servidumbre, tristeza y salvación.

Rut

Autor: La tradición judía se lo tribuye a Samuel.
Época: El libro abarca un período aproximado de diez años.
Tema: El libro presenta varios aspectos. Uno de ellos es el triste cuadro de la vida del pueblo de Israel. El otro es un cuadro más alentador al ver la nobleza y la fidelidad en ciertas personas. La historia de Rut es una de las más hermosas de la Biblia y es doblemente interesante por el hecho de que su personaje principal es gentil. El final del libro muestra el propósito principal de esta historia: trazar el linaje de David, del cual vendría Cristo.

Primera de Samuel

Autor: Se cree que Samuel escribió el libro hasta el capítulo 24. Debido a que en 1 Crónicas 29:29 se nombra a Natán y Gad como que habían vivido algunos sucesos en la vida de David, se considera que fueron los autores de los capítulos restantes.
Época: Desde el nacimiento de Samuel hasta la muerte de Saúl, abarcando un período de ciento quince años, aproximadamente desde 1171 hasta 1056 a.C.
Tema: 1 Samuel es un libro de transición. Relata cómo el gobierno de los jueces fue sustituido por el de los reyes y cómo el gobierno de Dios, como un Rey invisible, fue sustituido por el de un rey visible, haciéndoles igual a las demás naciones. Este es un libro, tanto de historia como de biografías. El contenido puede agruparse en torno a tres personajes: Samuel, un israelita de corazón humilde y consagrado, sirviendo fielmente a Dios. Saúl, un rey egoísta, celoso, obstinado, inconstante y desobediente a Dios. David, “un hombre según el corazón de Dios”, el dulce cantor de Israel. Hombre de oración y alabanza, probado, disciplinado, perseguido y finalmente coronado como rey de Israel.

Segunda de Samuel

Autor: Los acontecimientos registrados en el 2º libro de Samuel fueron posiblemente agregados por los profetas Natán y Gad. En el hebreo original los dos libros de Samuel formaban un sólo libro. Fueron posteriormente divididos en dos por los traductores de la versión de los setenta cuando tradujeron el Antiguo Testamento a la lengua griega.
Época: Desde la muerte de Saúl hasta la compra del sitio para el Templo, abarcando un período de 37 años.
Tema: Todo el libro gira alrededor de la figura de David. Nuestros ojos son dirigidos a la descripción que Dios nos ofrece de su ungido. Es el cuadro de un hombre conforme al corazón de Dios, y esto nos lleva a hacernos la pregunta: ¿qué hay en David que merezca un título tan honorable? No se le describe como una persona distante, de modo que podamos contemplar a David subido en un “podio” de su realeza, lejos de todos. Podemos verle en sus dos facetas, tanto de rey como de hombre. A pesar de sus pecados vemos a un hombre para quien Dios ocupó el primer lugar en su vida. David era muy consciente de su fracaso y pecado; pero conocía a Dios y confiaba en Él de todo corazón.

Primera de Reyes

Autor: El autor es desconocido. Se cree que Jeremías recopiló los datos escritos por Natán, Gad -1 Crónicas 29:29- y otros.
Época: Desde la muerte de David hasta el reinado de Jorám, abarcando un periodo de ciento dieciocho años (1015 hasta 897 a. C.)
Tema: En los libros de Samuel vimos cómo la nación judía exigió un rey para poder ser como las demás naciones, aun siendo contrario a la voluntad de Dios, Éste se lo concedió.
En este libro vamos a ver cómo le fue a Israel bajo el gobierno de aquellos que habían pedido a Dios: los reyes. Aunque hubo algunos que gobernaron con rectitud, la mayoría de ellos lo hicieron muy lejos de como Dios habría querido, e incluso algunos con auténtica iniquidad. No obstante y, de acuerdo a la promesa que el Señor hizo a Israel en 1 Samuel 12:18-24, el Señor no dejó de bendecir a su pueblo siempre que éste se arrepentía y le buscaba de corazón, aunque también no dejaba de castigarles cuando se apartaban de Él.

Segunda de Reyes

Autor: Se desconoce el autor humano. Se cree que Jeremías recopiló los registros hechos por Natán, Gad y otros.
Época: Desde el reinado de Joram sobre Judá y Ococías, sobre Israel, hasta el cautiverio por Nabucodonosor, abarcando un período de 308 años, desde 896 hasta 588 a.C.
Tema: Continuación de la caída del reino de Judá e Israel, culminando con el cautiverio de ambos. Tenemos aquí la misma historia de fracaso por parte del rey y del pueblo. Una historia de apostasía e idolatría. A pesar de que este fue un gran período profético para esta nación, el mensaje profético no fue escuchado. Los cambios producidos en las vidas de los israelitas por las reformas que tuvieron lugar bajo el reinado de Ezequías y Josías fueron superficiales. El pueblo pronto volvió a sus antiguos pecados y continuó en ellos hasta que ya no hubo remedio (2 Crónicas 36:15-16).

Primera y Segunda de Crónicas

Considerando que los libros de Crónicas abarcan casi todo el material que se halla en 2 Samuel y en 1 Reyes, creemos necesario sólo presentar una introducción para los dos.
Autor: No se sabe con certeza quién fue el escritor de Crónicas, pero es probable que sea correcta la opinión de los judíos, tal y como se halla en el Talmud, donde se declara a Esdras como la persona que revisó los registros que fueron escritos y preservados por hombres dignos de confianza. Estos registros fueron escritos por hombres como Samuel, Natán, Gad, Iddo, etc. Todos ellos fueron inspirados por Dios y Esdras fue guiado a escoger de entre ellos para hacer una narración continua. Hay bastantes posibilidades de que los libros de Crónicas los escribiese Esdras al volver del cautiverio babilónico a fin de animar al pueblo en la reconstrucción del Templo. Época: Desde la muerte de Saúl hasta el decreto de Ciro, abarcando un período de 520 años, Desde 1056 hasta 536 a.C.
Tema: Los traductores griegos de las Escrituras se refieren a estos libros como “las cosas omitidas”, por aportar información que no se encuentra en los libros de Reyes. Aunque Reyes y Crónicas muestran una gran similitud en sus contenidos, están escritos desde diferentes puntos de vista. Los primeros desde el punto de vista humano y los segundos desde el divino. Por ejemplo 1 Reyes 14:20 al relatar la muerte de Jeroboám dice que “durmió con sus padres”. En 2 Crónicas 13:20 al referirse al mismo suceso dice que “Dios lo hirió y murió”. Veamos algunas diferencias entre los libros de Reyes y Crónicas:
a) Reyes se escribió poco después del principio del cautiverio en Babilonia. Los de Crónicas poco después del regreso del cautiverio.
b) Un profeta, Jeremías, recopiló los libros de Reyes. Un sacerdote, Esdras, los de Crónicas.
c) Los libros de Reyes hacen énfasis en el trono de los reyes terrenales. Los de Crónicas enfatizan el trono celestial.
d) Reyes trata de Judá e Israel. Crónicas de Judá, y solo en algunas ocasiones se refiere a Israel.
e) Los de Reyes son libros políticos de la realeza. Los de Crónicas eclesiásticos y sacerdotales.

Esdras

Como los libros de Esdras, Nehemías y Ester están tan íntimamente relacionados y tratan del mismo período, ofrecemos aquí los acontecimientos principales que relatan estos libros a fin de tener una idea de la historia del período que siguió al cautiverio.
Autor: El hecho de que este libro está escrito en primera persona (capítulos 7-9), indica que Esdras fue su autor. Esdras fue de los primeros del grupo conocido como los escribas, quienes eran los redactores oficiales de Las Escrituras con el propósito de exponerla al pueblo (7:11). Se atribuye a Esdras la obra de arreglar (ordenar) el Antiguo Testamento, es decir, de reunir en un libro aquellos escritos que fueron inspirados por Dios.
Época: Desde el retorno de Babilonia hasta el establecimiento en Palestina, abarcando un período de 78 años, del 536 al 457, aproximadamente.
Tema: La clave de este libro es la restauración del Templo. Los libros de Reyes y Crónicas revelan la destrucción del Templo, en cambio Esdras, su reconstrucción. Los primeros muestran un panorama triste de la idolatría reinante. El segundo muestra a una nación purificada del culto idólatra. Los primeros el descuido de la ley; Esdras la vuelta a ella. Los primeros muestran la mezcla de Israel con las naciones paganas, el segundo la separación completa de Israel de la influencia de las costumbres paganas.
Esdras expresa la admirable fidelidad de Dios. Fiel a sus promesas el Señor levanta su mano para restaurar al pueblo a su tierra (Jeremías 29:9-14), y al hacerlo usa a reyes paganos como Ciro, Darío, Artajerjes como sus instrumentos.

Nehemías

Autor: Nehemías
Época: Desde el viaje de Nehemías a Jerusalén hasta la restauración del culto en el Templo, abarcando un período alrededor de 12 años, desde 446 hasta al 434 a. C.
Tema: Este libro gira alrededor de una persona, Nehemías. Es la autobiografía de un hombre que sacrificó una vida de lujo y bienestar para ayudar a sus hermanos necesitados en Jerusalén. Describe a un hombre que supo combinar la espiritualidad con lo práctico; sabía orar y trabajar. Absolutamente valeroso. Se negó a hacer arreglos con los enemigos así como con el pecado. Después de reconstruir el muro de Jerusalén, realizar muchas reformas entre el pueblo y con mucha humildad, le dio la gloria a Dios por todo lo realizado. La principal lección que nos enseña su vida es que la oración y la perseverancia vencerán todos los obstáculos.

Ester

Autor: Autor desconocido (posiblemente Mardoqueo, tío de Ester). Algunos creen que lo escribió Esdras.
Época: Es la época comprendida entre los capítulos 6 y 7 de Esdras, antes de que éste saliera para Jerusalén.
Tema: El libro de Ester tiene una peculiaridad que lo distingue de cualquier otro libro de la Biblia y consiste en que el nombre de Dios no aparece ni una sola vez y tampoco hay referencias a la ley o a la religión judía. Pero aunque su nombre no se menciona hay abundantes evidencias de su obra y cuidado para con su pueblo.
El libro registra la liberación de Dios a su pueblo, al borde éste, de la destrucción que le amenazaba. Igual que salvó a Israel del poder del faraón, lo libró de las garras del malvado Amán. En el primer caso se efectuó el rescate mediante la manifestación de su poder y una revelación de sí mismo; pero en el segundo caso permaneció invisible para los suyos y sus enemigos, efectuando la salvación por medio de conductos humanos y naturales. La ausencia del nombre de Dios en el libro constituye su principal hermosura y no debe considerarse como una ofensa a Él. Como dice el conocido expositor Mathew Henry: “Si el nombre de Dios no está aquí, su dedo si”. A título de resumen podríamos decir que Ester nos muestra la realidad de la Divina Providencia.