El tiempo y el azar

Proverbios 16. Hay quiénes opinan que son el tiempo y el azar los los autores de esta maravillosa Creación que todos disfrutamos. Así opinan algunos científicos sin reparar en que tales afirmaciones no pertenecen a la Ciencia sino a la Filosofía. Otros lo llevan incluso al campo de la experiencia vital de cada uno e incluso de la propia Historia. Nuestra vida como producto de las circunstancias.

La soberanía de Dios

En este capítulo de Proverbios 16, encontramos algunos textos que nos llevan a reflexionar sobre la soberanía de Dios en lo que tiene que ver con nuestros pensamientos, palabras y acciones. Vienen a decirnos que las personas tenemos capacidad para planificar, para pensar en lo que hemos de hacer y en cómo lo debemos hacer. Por eso Dios puede pedirnos cuentas y apelar a nuestra responsabilidad, pero no olvidemos que la última palabra la tiene el Señor.

Es de ese modo que hemos de entender los vv. 1 y 9: Del hombre son las disposiciones del corazón; mas de Jehová es la respuesta de la lengua … El corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos. Pensamos, preparamos, planificamos, decidimos, pero hemos de entender que el resultado final no depende de nosotros.

La decisión es de Jehová

Leemos en el v.33 que La suerte se echa en el regazo; mas de Jehová es la decisión de ella, y evidentemente no nos está enseñando el Señor cómo funciona eso de la lotería o los juegos de azar, sino que si Él es el Soberano, el mundo y la Historia no avanzan sin rumbo. ¿Acaso no es un gran consuelo, especialmente en los momentos críticos en los cuales vivimos? No hay cabos sueltos.

Puede extrañarnos lo que dice el v.4: Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo; y aun al impío para el día malo, y es que todas las cosas tienen su finalidad, aun el mal, aunque Dios no sea su autor y juzgue a quien lo haga. Recordemos que según el Nuevo Testamento el plan de Dios camina hacia reunir todas las cosas en Cristo en la dispensación del cumplimiento de los tiempos (Ef.1:10), lo cual ha de incluir necesariamente todo el devenir del tiempo presente.

Dios escribe derecho sobre renglones torcidos

No se sabe quien sería el autor de aquella conocida frase “Dios escribe derecho sobre renglones torcidos”, pero tenía mucha razón. Y así lo entendió José, el hijo de Jacob, cuando delante de sus hermanos, que tanto mal le habían hecho, exclamó: Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.

Y si estás pensando en tus propias circunstancias, recuerda: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
(Rom 8:28).

La juventud es el momento de la vida en el que se hacen planes que afectan especialmente a la vida personal y laboral. Proverbios nos insta a hacerlos sabiamente, teniendo en cuenta a Dios, guiándonos por su consejo. Unos saldrán adelante, otros no. Podrán venirnos encima frustraciones, desengaños, imprevistos…, pero ten en cuenta una cosa: Dios es soberano y en su soberanía actúa queriendo siempre lo mejor para ti.